25 de julio de 2011

Os confesare que....


Adoro los monólogos.
Me encanta este tipo de humor y claro ahora con la TdT me trago repes y repes...Los de Paramount, el Club de la comedia, el canal navarro...me da igual que lo haga un famoso o no, es mi gran vicio. Poco compartido la verdad peroooo anoche, me hice con el mando de la Tv y pude disfrutar del Club de la Comedia. La de tiempo que llevo enganchada a él y como lo eche en falta cuando lo quitaron!!! con que ahora, aunque sea repe no me lo pierdo! ¿Lo conocéis ¿verdad? El formato es de lo más sencillo: un famoso relata un monólogo (no propio) ante un público. Yo ya tengo mis famosos preferidos: Luis Merlo, Miki, Belén Rueda, Leo Harlem yyyyy......

Me parto de la risa con ella!!!

Y como hoy toca ya vuelta a la realidad os dejo con un monólogo para l@s afortunad@s que pilláis vacas ahora:



Creo que es un problema generalizado en esta época del año, porque, mira que hay meses, pero no se como ni porqué todos hacemos las vacaciones en Agosto, hay que fastidiarse… bueno, todos tampoco, siempre hay los que las hacen durante todo el año, cada dos por tres lo ves un lunes o un viernes paseando por el barrio.

- ¿Qué... hoy fiesta?

- Sí, vacaciones ... Es que yo me las reparto

Oye, lo que da de sí un mes, mientras tu haces 30 días seguidos, los hay que hacen 15 en verano, 15 en invierno, 10 en semana santa y aún le quedan para los puentes.


Tú te pasas todo el año esperando, vas contando los meses que faltan,

- Ahora hasta dentro de 11 meses, dices resignada,

Ya, cuando vuelves de unas empiezas a ahorrar para las próximas, bueno… los hay que aún no han pagado un crédito, que ya están mirando la forma de pedir el siguiente, sí, sí, han oído ustedes bien, vacaciones a crédito, anda, que no se lo creen, a cientos hay los, ¿como sino se explican que su vecino del quinto haya viajado tanto?, que hasta te repele hablar con él, cuando te lo encuentras esperando el ascensor, siempre se las arregla para sacar el tema.

- Cuando yo estuve en china... cuando fui a la india… o el año que fue wai fue cuando estuvimos en EEUU.

- ¿EEUU? Preguntas.

- Estados Unidos, querida.

Te dice amablemente, mientras su mirada te está diciendo

- Que ignorante que eres


Este año le toca ir a Canadá, ya me lo encontré el otro día, que casualidad, oye, venía de la agencia de viajes, me quería amagar pero no me dio tiempo, hice como que no lo veía, pero no coló, me tuve que tragar toda la expedición del maldito viaje, con lo que me explicó y lo que me explicará a la vuelta, no será necesario que vaya, sería como repetir de nuevo el mismo trayecto.

- Esto me suena.

- Aquí yo ya he estado

- Yo, esto ya lo he visto

Otro viaje que me puedo ahorrar.




Y hablando de ahorrar, eso es lo que hacemos la mayoría, ahorrar, poco a poco durante todo el año, un poco cada mes cuando cobras haces el reparto, tanto para gastos, luz, gas, agua, teléfono, Internet, que si el colegio, vamos que cuando los descuentas todos, lo que te queda es para pasar el mes y las vacaciones, vamos que de entrecot pocos te vas a comer, pero disfrutas ahorrando, luego te los pules en 15 días, pero bueno son vacaciones, no te comerás un bistec, pero te comerás un copón de helado, en una terraza con vistas al mar, bueno, vistas, vistas, lo que se dice vistas, no, pero tu sabes que detrás de todo el cúmulo de personas que tienes delante, allí está el mar.


Cuando falta todavía un mes, por temor de que te descuides algo, ya empiezas a sacar del altillo las maletas.

- ¿Dónde vas si faltan 31 días?

- Por si acaso, no vaya a ser que… se me haga tarde y tú ya sabes que a mí no me gusta correr.


Y tienes 31 días para llenar la maleta de “por si acaso”, una chaqueta por si acaso, este vestido por si acaso, a los tres días tienes la maleta llena y has de buscar una bolsa de mano para llevarte lo indispensable, para pasar 15 días en un pueblecito costero en pleno mes de agosto, después el problema será ponerlo todo en el maletero, pero de eso ya se ocupa tu marido.

Por fin llega el día… las 7 de la tarde del 31 de julio, tu jornada laboral ha terminado, una hora más tarde llegas ilusionada a tu casa te abrazas a los tuyos y todos a una gritáis.

- ¡Por fin, Vacaciones!

- A partir de ahora piensas ir relajada, sin prisas, sin agobios

Todos estamos de acuerdo, pero en la cena tu marido dice:

- Nos iremos pronto a la cama que mañana hay que madrugar

- ¿Madrugar mañana? Pero si es nuestro primer día de vacaciones

- Por eso mismo, quiero salir temprano y antes tengo que cargar las maletas, las bicicletas, las colchonetas y recuerda que tenemos que recoger a mi madre.



Como me iba a olvidar, imposible, me lo recuerda ella cada día durante los 300 días del año

- ¿A que hora saldremos?

- Yaya, no lo sabemos, no te preocupes ya te lo diremos en cuanto lo sepamos serás la primera de enterarte.

- Sí, pero no esperéis a decírmelo el último día que a mí no me gusta correr, me gusta tener la maleta hecha con antelación “por si acaso”.

A las 7 en punto estamos en casa de mi suegra, tal y como habíamos quedado, con reloj en mano ya nos espera en la puerta con una maleta y dos bolsas de mano.

- Pensaba que os habíais olvidado de mí

- ¿Cómo nos vamos a olvidar?

Mi marido intenta colocar las maletas, empieza a renegar, bajan todos los de arriba desde San Pedro hasta San Pablo, después de intentarlo unas cuantas veces, vuelve sudado, con la camisa mojada a lo Camacho y con dos bolsas de mano, abre mi puerta y me coloca una en los pies y otra en mi regazo.

- Atrás no cogen tendrás que llevarlas tú

- ¿Yo? ¿No son de tú madre?

Me paso todo el viaje sin poder moverme, con una bolsa en los pies y otra que me tapa toda la visión, para colmo en cuanto llegamos a la autopista, oigo a mi marido:

- Vaya, lo que faltaba

- ¿Qué nos hemos olvidado?

- No, nada, no nos pongamos nerviosos, vamos parados

- ¿Parados?

- Al menos tenemos para dos horas

- Dos horas en esta pose yo no las aguanto

Cuando llegamos al apartamento, estoy hecha un cuatro, pero contenta, pues estamos de vacaciones y no vale quejarse…


Antes de nada deshaces las maletas, colocas todo lo “por si acaso” en el armario, cuando acabas te vas a la cocina, enchufas la nevera pero está vacía, has de coger el coche e irte al Súper más cercano, llenas el carro de caprichos, como estás de vacaciones… llegas cargada al apartamento colocas toda la compra, estás toda tu sudada, haces intención de sentarte cuando alguien pregunta:

- ¿Qué hay de cena?

Nadie contesta, todos disimulan, tú miras a tu suegra y luego a tu marido, los dos están en la terraza tumbados, uno leyendo el periódico la otra con una revista del corazón simulando estar muy absorta en la lectura, los niños delante del televisor, optas por tumbarte al fin y al cabo también tú estás de vacaciones, pero no han pasado 10 minutos cuando oyes a tu suegra:

- ¿Qué… hoy no se cena?

Señalas la nevera y dices:

- Hoy barra libre

Vacaciones, vacaciones, cuando llevas 3 días ya hechas de menos tu piso, al menos lo tienes todo más a mano, lo tienes más equipado. En vacaciones te pasas los 15 días, fregando y cocinando, ¿Qué vacaciones son estas? Nunca has pasado tanto rato en la cocina, cuando llevas una semana ya sueñas con tu cama, con tu cuarto de baño, estás cansada de tanta playa, de quitar arena de todas partes, de ir como una rutina a comerte un helado, no antes de hacer como mínimo y tirando corto media hora de cola para conseguir sentarte tranquilamente.

Lo de tranquilamente es un decir, porque no te han servido todavía y ya tienes cuatro esperando a que te levantes, ya no te tomas el helado a gusto, a mi por lo menos, me agobia, tener a unos desconocidos mirándote a ti y al reloj alternativamente.

Y es que no tenemos remedio, lo nuestro… lo de todos quiero decir, todos estamos de psiquiátrico, esperamos las vacaciones durante todo el año, para descansar, para relajarnos y para ello nos aglomeramos todos en pueblos de 400 habitantes y en Agosto llegamos a unos 1500.


Vas a la playa y has de pedir permiso para estirar la toalla, e ir con mucho cuidado de no pisar a ningún bañista, y estar al tanto, no te puedes relajar mucho porque tarde o temprano te darán un pelotazo, siempre están los que les encanta jugar a las palas en la misma orilla.


A los diez días, -que digo 10- incluso antes ya deseas con ansiedad que llegue el día de volver a tu hogar, pero disimulas, no quieres fastidiar a los demás que parece que se lo están pasando bien: “claro como lo tienen todo hecho”, no se han de preocupar de nada… para eso ya estas tú, eso sí toda la familia te acompaña al Super, a comprar paridas.. Como estamos de vacaciones...



El día de antes de la marcha, todos se ponen melancólicos.

- Mirad el mar que mañana ya no podréis verlo

- Mañana a esta hora ya estaremos de nuevo en nuestro piso

- ¡Que pena dejar el apartamento!

¿Pena? A mi no me da ninguna, es más lo estoy deseando, a media tarde ya voy guardando todo lo “por si acaso” que está tal y como lo dejamos el primer día pues no lo hemos necesitado, en cambio encontré a faltar otras cosas que tuvimos que dejar porque no cabían.

Llega el día de volver, estás con la piel bronceada, has sufrido para conseguirlo pero lo tenías que hacer para dar envidia a los del Barrio y sobre todo a la vecina del quinto, la que se iba al Canadá, para que vean que te has ido de vacaciones, aunque no le digas dónde y si insiste le dices a Miami beach, que ella se imagine el resto.

Vas de paquetes hasta el cogote, nada más entrar en la autopista, zas, parados, todos nos miramos con la intención de no desanimarnos, pero en el fondo, todos estamos desesperados, todos nos hacemos las mismas preguntas:

- ¿A ver a que hora llegaremos?

- ¿Qué y dónde comeremos?

Todo son lamentaciones.

Después de tres horas de coche, llegamos por fin a nuestro hogar, abres la puerta emocionada, ¡por fin estás de vuelta! digan lo que digan, para mí.

“Como en casa no hay nada”


A partir de ese momento ya puedes empezar a ahorrar para las del próximo año total no falta tanto solo 11 meses.

Que ustedes se lo pasen bien donde quiera que ustedes vayan, sea playa o montaña, para el caso lo mismo da.

Besiiitooosss

11 comentarios:

Must Have dijo...

esta muy gracioso... aunque yo justo ayer la empecé a ver y me estaba aburriendo y la quité... pero yo esta parte no llegué a escucharla... a lo mejor aunque fuera la misma ropa era otro monólogo...

besos

Alba

Susana_MqR dijo...

yo ayer m rei muxo pero con los cortos de Eva Hache....ainssss ahora q lo veo pedazooooooooooooooooooooooo texto jajajajajaja

El baúl de Eleanor dijo...

jajaja Que bueno y real! Me recuerda a las vacaciones cuando era peque con mi familia, todos a la playa!
Mis vacaciones serán algo raras. Vuelta a casa de mis padres (casi un mes) y una escapada de una semana a la casa de la familia de mi chico, que viven en la playa.

Cleo dijo...

Anoche también los puse un rato...pero sin duda la que más me gusta es Eva...es genial...en verano a alguno de los chiringuitos de la playa suele venir alguno de los monologuistas y nunca me lo pierdo...en directo son buenísimos...

Mil besos guapa

Susana_MqR dijo...

ainss es q algunos son tan reales...m identifico tanto con ellos jajajajajaj q verdad lo bonito q es volver jajajajaja

Zepequeña dijo...

Son entretenidos aunque yo seria malisima haciendo uno.

Zepequeña.

Aydita dijo...

Yo tambien los suelo ver porque le gustan a mi novio ejeje besos!

Diana y Julia (sommes démodé) dijo...

También me van a mí los monólogos, aunque no me gustan todos, creo que hay que tener un gracejo especial!
Mis favoritos, Goyo Jiménez, Raúl Cimas, Piedrahita...!
Muak

nieves gijon dijo...

a mi me encanta el club de la comedia.

adicta a zara/mango on line dijo...

Susana...

Uno de mis prefes es David Guapo (me parto hasta dolor de mandíbulas) http://www.youtube.com/watch?v=JOzkV7IHS2M
y el del camarero Leo Harlem, te dejo link..
http://www.youtube.com/watch?v=crQAXOgeHL0

Ya me dirás cual te gusta más...

Besotes de una adicta!

Susana_MqR dijo...

jajajaj Harlem es el rey jajajajajajajaja esa rapidez verbal es graciosisima