17 de julio de 2020

The Boss Gastrobar

¡Hola ricuras!!

Con todas las medidas de seguridad y la precaución que a la familia masque caracteriza, celebramos en "The Boss GastroBar" nuestro homenaje a la vida.
Y, momentos así, son un soplo de aire fresco


Perooooooo comencemos por el principio 😉

"The Boss GastroBar" es un coqueto espacio situado en Avenida Goya, número 16 y, del que pretendo hacer memoria desde cuando lo conozco y, no ubico el año. Siempre lo he visto y disfrutado. Bien para un café rápido, para una tarde de cañas en su terraza o, disfrutar de sus bocadillos.

Ahora, POR FIN, hemos catado sus platos. Y,
¡Que platos!


Nosotros nos decantamos por platos a compartir. ¡Como en casa, vamos!
Empezamos con una ensalada de brotes verdes, rúcula, tomate rosa, guacamole yyyyy ¡para flipar! La ventresca.
¡¡Que delicia!!!


 Pero si la ensalada de ventresca es de matrícula de honor, mención especial al pan. Yo no se vosotros pero en mi caso, ya pueden estar los platos deliciosos que si el pan no acompaña. Ñe.




 Continuamos con unos calamares a la andaluza que sorprendieron con dos salsas: romescu y de queso.




Y un pulpo a la gallega sobre base de puré de patata...






¡Bendito placer para los sentidos!



Y benditos recuerdos que se colocan en el cuore como chute de energía. Ahora que por Zaragoza se están poniendo las cosas chunguis, recordar estos momentos sacan sonrisas.

Perooooo sigamos con los platos. Sigamos con "el plato estrella" de una carnívora como yo.





Solomillo de vacuno a la piedra con guarnición.
El "plus" poder tener el solomillo a gusto de todos. El mio ya veis, al punto. El de los papis muy hecho. Y todo ello acompañado de un tinto de Bodegas Care que fue testigo de muchas confesiones, miedos, esperanzas...


Y, cono un día es un dia, al festejo no podían faltar los postres. Que yo de postre no soy pero mis padres se pusieron las botas. Helado de mandarina y milhojas que admite la posibilidad de flambearse con ron.


Y, al que casi no llego a hacerle la foto... La que estaba "llena" jajajaja fiel reflejo de que "siempre hay hueco para el postre" 🤪🤪🤪






Una experiencia maravillosa que os animo a que vivais en The Boss GastroBar o, en tu casa, o donde quieras... porque tienen servicio take away y a domicilio para, si todavía no te animas a salir a comer por ahí, puedas disfrutar de sus delicatessen.


Besazo y feliz fin de semana
Su


18 comentarios:

Lola Martínez dijo...

Un buen menú y una magnífica compañía, no se necesita más para ser feliz y tomando las precauciones debidas se puede hacer casi de todo.
Un beso.

Ses dijo...

Qué buena pinta que tenía todo. A disfrutar de esos momentos, que son tan maravillosos.

Sunika (Asuncion Artal) dijo...

Se ve un sitio estupendo, un beso

Mijú dijo...

Su yo la comida no la miro ya sabes ;-)))
Pero si te quería comentar que me encanta!!!! veros a los 3, remando a favor de la vida :-)))) juntos lo vais a conseguir.
1 saludito

C - Abriendo mi armario dijo...

¡Qué pinta tan buena tiene todo!

yonosoymillenium dijo...

he comenzado a salivar con toda esta comida, que delicias por favor.

Solo Yo dijo...

Wowowow que buenísima pinta todo!!!

Solo Yo dijo...

Wowow que buenisima pinta tiene todo!!!

» Joha dijo...

Toda la comida se ve deliciosa, Besos.

El Mundo del Nail Art dijo...

Que buena pinta todo!! Que hambre! Jejeje
Bsss

Marta García Sanz dijo...

Que pinta más buena tiene todo!!!

Besos 😘😘😘

Gabriela dijo...

¡Qué pintaza tienen los platos! Me los comería todos sin dudar ;)

InmaMaquito dijo...

Que comida mas rica besitos

Olguichi dijo...

3que ricos platos!Me quedo con el solomillo a la piedra y el pulpo a la gallega...

Marianela Beauty Tips dijo...

Todo tiene un aspecto delicioso. Me apunto la recomendación.
Te espero pronto por mi blog. Feliz semana!

Los caprichos de ailec dijo...

Qué buena pinta tiene todo. Bsts

Gemma dijo...

Wow I feel hungry just from looking at your photos. The food looks so delicious, especially the steak xo

Elisa Domínguez dijo...

Pero que bien os lo pasáis... me alegro mucho.. que rico todo! Un beso